Primer trabajo en solitario del tenor alemán Julian Prégardien para el sello Myrios con un conjunto de canciones del siglo XIX bañadas en romanticismo.