Simone Kermes y Vivica Genaux rivalizan como grandes divas llevando a disco por primera vez arias de óperas barrocas de la mano de Sony Classical.