Primera grabación en solitario de la soprano coreana Sunhae Im para Harmonia Mundi con cuatro cantatas centradas en el mito de Orfeo.