No puede faltar en la discoteca de un melómano esta extraordinaria grabación que de la obra maestra de Enrique Granados hiciera el pianista Joaquín Achúcarro en 1980 y