Jim McCarthy y el español Benito Gallego captan en esta novela gráfica el espíritu de Bob Marley, como hombre y como músico.