La soprano letona Maija Kovalevska grabó este disco con arias operísticas "majestuosas" para Odradek Records en 2019.