Peace & Celebration (Haendel)

Georg Friedrich Haendel - Peace & CelebrationGeorg Friedrich Haendel
Peace & Celebration
Coronation Anthems
Concerto Grosso Op3 No2
Ode for the Birthday of Queen Anne
European Union Baroque Orchestra
Choir of Clare College, Cambrigde
Alex Potter, contratenor
Lars Ulrik Mortensen, dirección
2014 Obsidian – comprar aquí

Festín de música haendeliana en este CD editado por el sello Obsidian con una grabación en directo en St John’s Smith Square de Londres a cargo de la Orquesta Barroca de la Unión Europea y el Coro del Clare College de Cambrigde bajo la dirección del danés Lars Ulrik Mortensen y en el que destaca la participación del contratenor Alex Potter, fruto de la cantera del propio coro, y que es, de los contratenores surgidos en estos últimos años, el que más parecido tiene con el gran Bowman.

El concierto celebra los 300 años de la ascensión al trono de Jorge I y se interpretan algunas de las obras ceremoniales y festivas más célebres de Haendel compuestas para los fastos de varios monarcas que los británicos han convertido en verdaderos himnos nacionales. En concreto, podemos escuchar las cuatro Antífonas que encargaron a Haendel, ya como ciudadano británico, para celebrar la coronación del heredero al trono Jorge II el 11 de octubre de 1727; La primera que sonó aquel día, durante la unción, «Zadok the Priest HWV 258». La segunda, durante la presentación del nuevo rey ante sus súbditos, «Let thy hand be strengthened HWV 259». La tercera, durante la coronación,» The King shall rejoice HWV 260″. Y la cuarta, durante la coronación de Carolina, la reina consorte, «My Heart is inditing HWV 261» (en el concierto, la tercera antífona fue interpretada en último lugar).

El Concerto Grosso Op 3 nº2 HWV 313 y la «Oda para el cumpleaños de la Reina Ana HWV 74″, compuesta por Haendel catorce años antes de la coronación de Jorge II para celebrar el 49º cumpleaños de la reina Ana, y que nunca pudo interpretarse por el fallecimiento de ésta, momento en el que accedió al trono su primo segundo Jorge I.

Todas ellas obras bellísimas, con fragmentos conocidos (la antífona que abre el concierto ‘Zadok the Priest’ sirvió de “inspiración” a Tony Britten para componer el himno de la Champions que todo futbolero habrá canturreado alguna vez), muy bien interpretadas por una orquesta y coro magníficos (algunos miembros del coro actúan como solistas) y, como ya he mencionado, la presencia destacada de Alex Potter. Lo dicho; un auténtico festín de música con Haendel.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *