‘Genoveva’ de Robert Schumann

GenovevaGENOVEVA (R. Schumann)
Banse, Mathey, Gantner, Kallisch, Muf
Orquesta y coro de Zurich Opera House
Dir. musical: N. Harnoncourt
Dir. escena: M. Kusej
2008 DVD Arthhaus-Musik / Ferysa

Genoveva es la única ópera del compositor alemán Robert Schumann, uno de los máximos exponentes del movimiento musical romántico del siglo XIX. Compuesta entre 1847 y 1848, con libreto de Robert Reinick y el propio compositor, está basado en la obra homónima de Ludwig Tieck y Friedrich Hebbel, no fue estrenada hasta el 25 de junio de 1850 – dos meses después que el Lohengrin de Wagner, con la que guarda algunas similitudes- en el Stadtheater de Leipzig, el retraso se debió a problemas psiquiátricos: Schumann sufría alucinaciones auditivas y una profunda depresión causada por la muerte de Mendelshon. El tema central de la obra, como el Fidelio de Beethoven, es la fidelidad conyugal. Cuenta la famosa historia, de origen medieval, de Genoveva de Brabante: Un caballero, Siegfried, marcha a las cruzadas y deja a su esposa, Genoveva, al cuidado de un amigo que ya es demasiado viejo para luchar contra los sarracenos, Golo, que está enamorado de Genoveva. Ésta lo rechaza y él para vengarse y ayudado por la bruja Margaretha, idean un plan para acusarla de adulterio. El resultado es que Genoveva es condenada a muerte. Pide ayuda al cielo y le viene dada en forma de la aparición del fantasma del hombre con el que se dijo que había cometido adulterio, éste revela al marido la falsedad de las acusaciones. La fidelidad de la esposa obtiene finalmente su recompensa.

La Opera ha estado mucho tiempo olvidada. Sólo su bella obertura es interpretada en algunos programas dedicados al músico alemán. El veterano y gran director Nikolaus Harnoncourt la rescató para grabarla en estudio en 1996 y recientemente, la Ópera de Zurich tuvo el inmenso placer de asistir a la representación de esta sobria ópera plagada de bellos pasajes, de personajes con fuerza, y de esa carga emocional que supone tratar temas tan pasionales.
Con una curiosa puesta en escena de Martin Kusej (prácticamente toda la ópera transcurre en una especie de caja de paredes blancas) y una labor estupenda del elenco de cantantes, tenemos en este DVD que edita Arthaus-Musik, la posibilidad de asistir a una ópera que, si bien ha estado denostada, demuestra perfectamente que puede entrar a formar parte de los repertorios habituales por su calidad musical y sus posibilidades interpretativas y escénicas.
Los siempre bienvenidos subtítulos en castellano nos ayudan a meternos mejor en la trama (de otra forma, corremos el riesgo de aburrirnos). La imagen y el sonido, excelentes.

3 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si utiliza este sitio web, acepta la Política de privacidad