‘Cavalleria’ e ‘I Pagliacci’ con Plácido Domingo

Cavalleria / PagliacciCAVALLERIA RUSTICANA / I PAGLIACCI
MASCAGNI, LEONCAVALLO
DOMINGO, COSSOTTO, MAUTI-NUNZIATA
Director: DE FABRITIIS, NHK Symphony Orchestra
1976 NHK / 2008 VAI Music. Distribuye LR Music

LR Music nos acerca un nuevo DVD que edita VaiMusic con una velada celebrada el 5 de septiembre de 1976 en el NHK Hall de Tokyo en la que el tenor español Plácido Domingo fue auténtico protagonista, interpretando los personajes de Turiddu y Canio en las óperas ‘Cavalleria Rusticana’ e ‘I Pagliacci’ en una noche para recordar.

Cavalleria Rusticana’ (Nobleza Rústica) es una ópera del compositor Pietro Mascagni cuya función inaugural fue el 17 de mayo de 1890 en el Teatro Costanzi de Roma, consta de un solo acto y una duración aproximada de 70 minutos. Suele representarse junto con la ópera «I Pagliacci«. El libreto fue escrito por Giovanni Targioni-Tozzetti y está basado en un relato del novelista Giovanni Verga.
La acción se desarrolla en Sicilia en el día de Pascua, a finales del siglo XIX. Los fragmentos más famosos son el bello intermezzo instrumental y la oración «Regina Caeli Laetare«. Como números de cantantes solistas se pueden destacar el «O Lola» cantado por el personaje del tenor en siciliano y que abre la ópera, «Addio alla madre«, y también el «Brindisi» cantado por Turiddu, el «Voi lo sappete» de Santuzza o el «Fior di giagolo» de Lola. Los dos coros, el del principio y el coro pascual, son frecuentemente interpretados en conciertos de coros de ópera. La popularidad de esta obra, de gran emotividad, se vio enormemente reforzada por la inclusión de parte de una representación de la misma en la película «El Padrino III» de Francis Ford Coppola.

«I Pagliacci» (en italiano, Los payasos) es una ópera con libreto y música de Ruggero Leoncavallo, estrenada el 21 de mayo de 1892 en el Teatro Dal Verne de Milán. Frecuentemente es representada y grabada junto con Cavalleria Rusticana siendo ambas las óperas más representativas del estilo verista.
La historia de I Pagliacci y Leoncavallo es muy similar a la de «Cavalleria Rusticana» y Mascagni: composición de la ópera para un concurso, éxito popular y, por desgracia para sus compositores, fracaso en otros intentos. Fue el sino de la mayoría de compositores de final de siglo XIX tales como estos dos músicos que tratamos, o Giordano (Andrea Chénier y en menor grado, Fedora). Además, hay varias anécdotas que rodearon la composición de I Pagliacci. La historia se basó en hechos reales de los que el padre de Leoncavallo, como juez, tuvo conocimiento. Por otro lado, está la pifia del concurso: éste consistía en la composición de una ópera de un acto pero Leoncavallo erró y presentó su obra con dos actos. Su editor, Ricordi, incumplió su palabra de estrenarla y Leoncavallo acabó por entregarla a Sonzogno, rival de Ricordi, que la estrenó con un éxito total de público. Se representó por primera vez el 21 de mayo de 1892 en el Teatro dal Verme de Milán.
El «Prólogo» con el que comienza la obra se considera como el manifiesto del verismo. En el segundo acto, Leoncavallo utiliza la idea del «teatro dentro del teatro» que encontrará muchos adeptos.

Para la primera ópera de la velada, Domingo contó con la compañía de Fiorenza Cossotto para el papel de Santuzza, Attilo d’Orazi como Alfio, Nella Verri como Mamma Lucia y Gabriella Novielli como Lola.
En la ópera de Leoncavallo, Elena Mauti-Nunziata cantó el papel de Nedda, Benito di Bella el de Tonio, Lorenzo Saccomani el de Silvio y Piero de Palma el de Beppe.

Al frente de la NHK Symphony Orchestra y los coros estaba Oliviero de Fabritiis.
La puesta en escena en ambas óperas corrió a cargo de Antonello Madau Díaz.

Ambas óperas mantienen un nivel muy aceptable tanto vocalmente como actoralmente. La acertada puesta en escena, el vestuario y sobre todo la música, muy agradable y ‘fácil de escuchar’, convierten la velada en una muy recomendable opción para disfrutar de dos bellas óperas en un mismo DVD.
A esto le unimos la arrolladora presencia de Domingo (emocionante su  ‘Vesti la Giubba’), en plena efervescencia de su excelsa carrera artística, una cantante de nivel como Cossotto y voces tan interesantes como la del barítono Benito di Bella (un más que aceptable Tonio), la soprano Elena Mauti o el tenor Piero de Palma, que interpreta la bella canción del Arlequín.
De Fabritiis al frente de la orquesta suele ser garantía de éxito. En esta ocasión, contribuye también al buen nivel de la representación.
La imagen y el sonido conservan bastante calidad. Aparecen los caracteres japoneses que ya se ven en otras grabaciones de las óperas emitidas por la televisión nipona que está recuperando VaiMusic. Se incluyen los siempre bienvenidos subtítulos en castellano.

4 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si utiliza este sitio web, acepta la Política de privacidad