El barítono alemán Benjamin Apple debuta en Sony Classical con un disco de 25 canciones de diversos países y compositores.