“Beethoven” y “La dirección de orquesta” (R. Wagner)

BeethovenCon ocasión del primer centenario del nacimiento de Ludwig van BeethovenRichard Wagner publicó el breve ensayo Beethoven (1870), en el que construye, siguiendo el pensamiento de Schopenhauer e inspirándose en las ideas estéticas de Goethe y Schiller, toda una teoría de la música, esa experiencia que nos fusiona con la totalidad de la naturaleza, acercándonos al infinito, un más allá de la belleza: lo sublime, «algo que nos colma y que excita en nosotros el éxtasis de la consciencia de lo ilimitado». Beethoven, «el modelo de músico», elevó lo estético a la categoría de lo sublime, liberándolo de las antiguas formas convencionales, conquistando así la melodía que su genio, encarnación del espíritu alemán, emancipó de todo influjo a la moda y todo mudable gusto, creando una música «válida para todos los tiempos». Wagner le atribuye haber conseguido un modelo de música sinfónica para formular el canto, con su Novena Sinfonía.

 Como crítico musical, Wagner es tremendamente literario, explica las Sinfonías, los más abstractos cuartetos y sonatas para piano de Beethoven con un torrente letrado que abruma a cualquiera, y sus descripciones musicológicas de obras propias y ajenas, siempre pegadas a la interpretación en concierto, son impecables. Lo mismo cabe decir respecto a su noción de intérprete, en especial el director de orquesta, al que dedica La dirección de orquesta (1870), segundo ensayo que compone este libro.
Blas Matamoro, conocido crítico literario y musical colaborador en diversos medios, es el encargado de la edición de este doble ensayo. incluye un interesante prólogo en el libro y, como bien dice en sus notas a la edición, no ha tratado de hacer de Wagner un letrado en castellano del siglo XXI sino un texto legible para un lector en castellano del siglo XXI. Por ello, el libro presenta una lectura amena y al alcance de todos los públicos.
Se incluyen, además de los dos ensayos, una pequeña guía biográfica, unas notas y un índice onomástico, todo ello en un libro de casi 200 páginas con el habitual buen gusto por el diseño y la edición de Fórcola.
Puede adquirirse en la página web de la propia editorial.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *